Barnizar y pintar superficies con pistola

Barnizar y pintar superficies con pistola


Pintar es algo que, aparentemente, todos podemos hacer con mayor o peor fortuna. Que levante la mano quien nunca haya decidido pintar la casa o renovar algún mueble… Sin embargo, no es lo mismo decidirse a darle color auna silla vieja, que pintar toda una estantería o barnizar una puerta de exterior del tamaño de la de nuestra fotografía.

Una de las técnicas menos usadas por los aficionados (y paradójicamente, más empleadas por los profesionales) es la pintura con pistola. Las herramientas para aplicar la pintura han mejorado ostensiblemente con el tiempo, y las pistolas de hace unos años, difíciles de controlar y de limpiar, han dado paso a nuevas generaciones de útiles con dispositivos que hacen que su uso sea mucho más sencillo.

Uno de los mayores inconvenientes de pintar con pistola es lo sencillo que resulta manchar el espacio que rodee a la superficie a renovar. Por eso, es recomendable hacer este tipo de trabajos en el exterior, o bien en algún lugar acondicionado para ello. También es fundamentar disponer de buena ventilación y colocarse siempre una mascarilla para evitar intoxicaciones.

Las pinturas deben rebajarse siempre como indique el envase, antes de verterlas en los depósitos de las pinturas. Como consejo personal, os recomiendo que utilicéis pinturas al agua (acrílicas o plásticas) para que luego os sea más fácil la limpieza de la pistola, y haya menos riesgo de intoxicación. La firma Bosch tiene una interesante línea de pistolas para pintar bajo las siglas PFS, como la que podéis ver en la imagen. Son herramientas con sistema de pulverización fina y dotadas de un mecanismo llamado SprayControl, que aporta más facilidad de manejo, mayor precisión, reducción del goteo, mejor acabado y sencillez de limpieza y mantenimiento. Se pueden encontrar en los comercios desde unos 89 euros.

Imagen: Cortesía de Bosch.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario