Barnizar a muñequilla: la técnica clásica (II)

Barnizar a muñequilla: la técnica clásica (II)

En el post anterior hablábamos del barnizado a muñequilla, aprendiendo cómo se prepara la goma-laca y la madera a barnizar, y conociendo los materiales a emplear. Ahora conoceremos la técnica para aplicar el barniz.

En primer lugar, hay que dar dos o tres manos de goma-laca con brocha, bien extendida y en el sentido de la veta. En esta tarea emplearemos el primer día de barnizado. La goma-laca se aplica con la brocha, en el sentido de la veta, y se deja secar unas horas; cuando esté seca, se pule suavemente frotando con la lanilla en el sentido de la veta, se retira el polvo y se da otra mano. Así, hasta completar tres capas.

Al día siguiente, se vuelve a pulir la tercera capa con la lanilla; entonces, empezaremos el barnizado propiamente dicho. Hay que confeccionar una muñequilla con un trozo de tela de camiseta de algodón rellena con un poco de borra de lana o algodón; ponemos el relleno sobre el trapo, depositamos un poco de goma-laca en él y lo envolvemos en el trapo. Después, iremos extendiendo el barniz pasando la muñequilla sobre la madera previamente lacada, haciendo círculos en el sentido de la veta, y después extendiéndolo en zigzag. La muñequilla no debe estar muy seca ni muy cargada; aprender a controlar esto es característico de un profesional. Lo mejor para un aficionado es iniciarse en una madera inservible para aprender la técnica.

Cuando se hayan realizado unas cuantas pasadas, dejaremos secar el barniz durante una hora y después se pule de nuevo con la lanilla, en el sentido de la veta. En este momento, podemos extender un poco de polvo de piedra pómez sobre la superficie y después integrarlo en el barnizado pasando de nuevo la muñequilla con más goma-laca. Si vemos que se nos pega o no corre bien, habrá que mojar el relleno con un poco de alcohol.

El barnizado continúa de la misma manera, pudiendo durar varios días en el caso de muebles antiguos de maderas nobles. Cuando el barniz haya adquirido un brillo intenso, se puede pulir de nuevo con la lanilla, pero esta vez añadiendo un poco de aceite de vaselina para suavizar las pasadas de la muñequilla y sacarle brillo.

Y que no se te olvide: en TuManitas siempre podrás encontrar un barnizador profesional, que seguramente te hará el trabajo con todas las garantías y al mejor precio. ¿A que también es una buena idea?

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: En el post anterior hablábamos del barnizado a muñequilla, aprendiendo cómo se prepara la goma-laca y la madera a barnizar, y conociendo los materiales a emplear. Ahora conoceremos la técnica para aplicar el barniz. En prim…

Deja un comentario