Barnices y lasures para madera

Barnices y lasures para madera

barnices-valentineAcrílicos, sintéticos, de barco, con color, satinados… El mundo de los barnices es tan vasto, que podemos terminar perdidos sin remedio si no ponemos las cosas en claro. A la hora de comprar un barniz, lasur o protector transparente (que es de lo que se trata), lo primero que hay que tener en cuenta es lo que queremos obtener (color, brillo, nivel de protección…); lo siguiente, el material que vamos a barnizar (madera, aglomerado, pintura, piedra…), y por último, la resistencia que necesitamos (si va a estar a la intemperie o en una zona húmeda, por ejemplo).

Los barnices, al igual que muchos otros productos, se pueden clasificar en base a varios aspectos. Si tenemos en cuenta su composición, pueden ser acrílicos, sintéticos, de poliuretano, de tipo epoxi… En relación al acabado, se clasifican como mates, semi-mates o satinadoTambién pueden ser incoloros o con color, para interior o para exterior, tipo lasur o para aplicaciones especiales (como los de barco). En realidad, muchos ellos sirven para lo mismo, y se diferencian únicamente en los tiempos de secado y el disolvente con el que se rebajan o limpian. Para decidirse por unos u otros hay que comparar detenidamente sus prestaciones y otros aspectos, como el precio o el rendimiento por m2.

Barnices acrílicos: Estos barnices tienen como aglutinantes (polímeros) las resinas de acrilato. Se caracterizan por rebajarse y disolverse con agua, lo que los hace muy cómodos de emplear. Secan rápidamente y desprenden menos olor que los de tipo sintético. Los hay mates, satinados, brillantes, para exterior e interior… Son menos espesos que los sintéticos y apenas amarillean.

Barnices sintéticos: Los aglutinantes empleados para estos barnices son polímeros sintéticos, como las resinas fenólicas o la nitrocelulosa. Son espesos y tardan bastante en secar, y desprenden un fuerte olor. Muy resistentes a todas las condiciones, proporcionan acabados satinados, mates o brillantes; son más complicados de manejar que los acrílicos, pero bien aplicados ofrecen resultados espectaculares.

De poliuretano: Se trata de barnices sintéticos cuyo polímero aglutinante es un poliuretano. Son superresistentes, aunque en la mayoría de los casos sólo los utilizan los profesionales, por ser complicados de aplicar y desprenden fuertes olores. Perfectos para barnizar suelos o escaleras debido a su gran resistencia.

Lasures: Se trata de unos productos recientemente desarrollados, que sirven sobre todo para barnizar superficies de madera de exterior. Su principal característica es que proporcionan color a la madera, pero no dejan película externa (como si fueran invisibles), aunque sí la protegen. Los hay en colores, tonos madera y transparentes. Antes de aplicarlos es recomendable dar primero un fondo protector.

De tipo epoxi (dos componentes): Son los barnices más resistentes que hay en el mercado. Se componen de una resina y un catalizador; cuando mezclas los dos componentes en la medida que indica el envase, empieza a producirse una reacción química que termina formando una película cristalizada.  Han salido nuevos productos al agua que desprenden poco olor, pero son mucho más caros.

Barnices “de barco”: Esta denominación engloba diferentes productos a base de poliuretano o de tipo epoxi. Se trata de barnices muy duros y brillantes, que se suelen emplear para barnizar las maderas de los barcos por su extrema resistencia. Pueden llevar polímeros a base de resinas de poluiretano o resinas alquídicas (o modificadas para resistir los rayos UV). También hay un tipo llamado “de alto rendimiento ambarino”, a base de resina alquídica y aceite de madera de China, y con aditivos anti-rayos UV.

Foto: Gama  de barnices y lasures de Valentine.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Acrílicos, sintéticos, de barco, con color, satinados… El mundo de los barnices es tan vasto, que podemos terminar perdidos sin remedio si no ponemos las cosas en claro. A la hora de comprar un barniz, lasur o protector tra…

Deja un comentario