Azulejos

Azulejos

azulejos

La palabra azulejo proviene del árabe de la palabra az-zulaiy que significa, literalmente, piedra pulida. Sin embargo, tal como imaginarás, los azulejos cuentan con una tradición mucho más antigua que se remonta a época mesopotámica. El azulejo es una trabajo cerámico. Normalmente presenta un formato de placa o losa que cuenta con muy poco espesor. En la parte superior de la misma, la que va a quedar al descubierto, presenta un superficie vidriada brillante e impermeable que se consigue mediante la aplicación de esmaltes.
El azulejo, a pesar de que puede considerarse un material de construcción, suele emplearse con fines meramente decorativos como revestimiento en superficies exteriores e interiores e, incluso, suelos.

Existen muchos tipos de azulejos. Si hacemos referencia a la decoración de los mismos encontraremos una gran variedad. Existen azulejos de un único color uniforme pero lo más habitual es que presenten diversos diseños. Habitualmente podemos distinguir entre dos tipos de azulejos con decoración. Los que presentan una decoración abstracta y los de tipo figurativo. En cuanto a los segundo la variedad es enorme: paisajes, animales, escenas costumbristas,…

También cabe distinguir entre los diferentes azulejos que existen según el tipo de producción por el que se consiguen:

  • Azulejo múdejar: este tipo de azulejo era fabricado por las poblaciones musulmanas que se asentaron en España durante la Edad Media. Sus motivos decorativos más habituales eran los geométricos y vegetales. La característica más notable de este tipo de azulejo es que era sometido a dos cocciones. Algunos de los mejores ejemplos se conservan en el conjunto de la Alhambra en Granada.
  • Alicatados: los alicatados son uno de los tipos de azulejos a los que más acostumbrados estamos ya que solemos emplearlos para decorar baños y cocinas. Los alicatados sin azulejos que se fabrican en serie y que forman patrones geométricos.
  • Azulejos de trepa: una de las variedades más hermosas de todas ya que son los azulejos pintados a mano. Normalmente para hacerlo se emplean plantillas que permiten una mayor regularidad en las piezas.
  • Mosaico: los mosaicos pueden realizarse utilizando fragmentos de azulejos muy pequeños. Los resultados conseguidos de esta forma pueden ser espectaculares y una buena muestra de ello es el Parque Güell de Gaudí, en Barcelona.
¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario