Ayudas y subvenciones para la rehabilitación de edificios y viviendas

Ayudas y subvenciones para la rehabilitación de edificios y viviendas

Hacer mejoras necesarias en las viviendas o el inmueble en el que se encuentran no tiene por qué suponer la “ruina” de los sufridos propietarios. Existen subvenciones que el Ministerio de Vivienda financia para poder llevar a cabo dichos trabajos de rehabilitación, siempre que se cuente con unas condiciones mínimas para poder solicitarlas. Las condiciones pasan en estos casos por que las fincas tengan una determinada antigüedad (un mínimo de 15 años), y también suelen estar sujetas a los ingresos con que cuenten las familias propietarias o arrendatarias, y a las propiedades que tengan en su haber. Las subvenciones para rehabilitación de los edificios deben estar solicitadas por las comunidades de propietarios y los vecinos deberán presentar una serie de documentos, como el Certificado de Empadronamiento, el Impuesto sobre la Renta del año anterior y las escrituras de propiedad; los trabajos estarán encaminados a la adecuación estructural (para garantizar que el edificio es seguro) y funcional (para proporcionar condiciones de acceso, aislamiento, redes generales…) de los inmuebles. En cuanto a las viviendas, se subvencionará su adecuación a las condiciones de habitabilidad en cuanto a superficie útil, distribución, instalaciones, aislamiento, seguridad… Incluso se contempla la ampliación del espacio, dependiendo del planteamiento urbanísitico, de hasta 120 m2 útiles. Los requisitos para solicitar las subvenciones varían según los casos. Tanto los edificios como las viviendas deben tener un mínimo de 15 años de antigüedad (excepto si es para suprimir barreras arquitectónicas) y ser adecuados estructural y funcionalmente para la rehabilitación a realizar. En cuanto a los destinatarios, pueden recibir ayudas todos los usuarios de las viviendas, sean propietarios o arrendatarios, así como las comunidades de vecinos. Para los edificios, al menos el 60% de los usuarios debe contar con unos ingresos familiares inferiores al SMI (Salario Mínimo Interprofesional) multiplicado por 5,5; y para las viviendas, no deben superar el SMI multiplicado por 3,5. Las ayudas pueden obtenerse en forma de préstamos cualificados que cubran el total del presupuesto (para la rehabilitación de edificios se puede acceder a los préstamos cualificados aunque el 60% de los vecinos no cumpla los requisitos de ingresos familiares), o como subvenciones. En el caso de los edificios, se puede optar por una subvención máxima por vivienda de entre 1.240 y 3.720 €, y para las viviendas, por una ayuda de entre el 25% y el 35% del presupuesto, con un máximo de entre 2.480 € y 3.720 €. La tramitación y aceptación de solicitudes son competencia de las Comunidades o Ciudades Autónomas donde estén ubicados los inmuebles, a quienes hay que dirigirse para solicitar las ayudas o los préstamos. Toda la información sobre el tema se puede encontrar en la página web de ayuda de TuManitas: Subvenciones y Ayudas para la Rehabilitación de Viviendas

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

2 COMENTARIOS

  1. Todo esto está muy bien pero cuando realmente lo necesita un propietario no se le concede. Soy una propietaria de una vivienda de un edificio desalojado recientemente en Madrid por la rotura de un pilar. Los vecinos habíamos hecho la obra de reforma correspondiente en 2004 (refuerzo de cimientos que costó más de 100.000 €), habíamos pasado la ITE en el año 2005. En el 2009 aparecieron grietas, sabíamos que teníamos un problema y por ello nos auto-denunciamos al Ayuntamiento con la idea de asesoramiento. Pero la lentitud de la administración (hicieron una inspección visual en octubre de 2009 y nos dijeron que no estaba muy mal) llevó al colapso de la estructura edificio. Ahora nos vemos fuera de casa, pagando un alquiler y una hipoteca y teniendo que asumir 600.000 € de obra. No podemos y la respuesta del ayuntamiento es “sois propietarios, sois culpables y es vuestro problema” (Habría que ver el grado de culpabilidad que tenemos frente a ellos). La cuestión aquí es que las ayudas son inexistentes a no ser que quieras poner un ascensor, una placa solar o algo así. Cosas que no niego que no sean necesarias pero desde luego no tanto como una reforma estructural.
    Todas las leyes, normas, reales decretos y demás no son más que fachada. Es lo de siempre, solo se ayuda a quién tiene dinero, a quién no, se le deja desamparado a su suerte.

Deja un comentario