Ayudas para autónomos y pymes

Ayudas para autónomos y pymes

ICO

Estamos viviendo una de las peores situaciones en lo que respecta a los trabajadores autónomos y la pequeña y mediana empresa del Estado. Cada vez se dan de baja más profesionales (entre el invierno de 2007 y el del 2008 el número ha descendido en más de 70.000 personas, según la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos, y se podría llegar a las 100.000), y no hay que olvidar que el sector de las reformas, rehabilitación y construcción es uno de los más afectados.

 

Frente a esta problemática, el Gobierno ha comenzado a planificar varias reformas que están encaminadas a mejorar la situación de los profesionales por cuenta propia, y conseguir equiparar sus derechos a los de los trabajadores por cuenta ajena, una reivindicación que hace mucho tiempo que se está planteando. Por ejemplo, antes de que termine la legislatura se pretende que los autónomos que se den de baja puedan cobrar una prestación por desempleo (alrededor de 600 euros durante 6 meses, sujeto a que el trabajador pague de su bolsillo el 3% de su cotización mientras esté dado de alta). Aunque quedan muchos flecos por cerrar, el informe al respecto ya se ha remitido al Gobierno, y es posible que pueda llegar a concretarse definitivamente. Por otra parte, dentro del Plan para el Estímulo de la Economía y el Empleo se han incluido las llamadas Líneas ICO 2009, cuatro en total (Emprendedores, Pyme, Crecimiento Empresarial e Internacionalización), a las cuales se han destinado 10.900 millones de euros para financiar nuevos proyectos de autónomos y pymes, un incremento del 49,83% respecto al pasado año.

Pero, ¿cuál es en la práctica la aplicación de esta medida? La verdad es que los afectados no están muy contentos. Desde que en noviembre se puso en marcha, actualmente hay muy pocos autónomos y pymes que han podido beneficiarse de ella. Las entidades bancarias suscritas al acuerdo ponen pegas continuamente, dan largas o directamente rechazan las solicitudes; parece ser que sólo las empresas “económicamente solventes” pueden hacerse un hueco en la oferta, sin tener en cuenta que, aunque no todas son totalmente solventes, en cambio muchas sí son viables. Falta de aplicaciones informáticas, reticencia a ofrecer financiación… Los obstáculos parecen casi insalvables para los pequeños empresarios, que se quejan de que los criterios no están “a pie de calle”. Habrá que esperar para ver si realmente estamos ante una simple promesa de cara a la galería, o si realmente esta medida puede significar la solución para la difícil situación que viven las pymes de nuestro país.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

  1. los autonomos y pymes d este pais deberiamos utilizar nuestra fuerza social,,para no tener que subcontratar las obras del PLAN ZAPATERO a las grandes empresas que las obtienen,contando con nosotros ,para que les aportemos MANO DE OBRA,SEGURIDAD SOCIAL , EPIS, RECONOCIMIENTOS, FORMACION, etc ..etc.ellos descuentan sus gastos y beneficios despues de hacer las mejoras que les piden los ayuntamientos y el resto a que lo defensemos nosotros si podemos y si no otra empresa y asi sucesivamente. Que soporten ellos todo beneficios y problemas y a nosotros que nos den las pequeñas y controlen los ayuntamientos toda las reformas que no solicitan permisos de obra .Dando un ejemplar castigo a las personas que fomentan la economia sumergida

Deja un comentario