Arreglos fáciles de bricolaje (XXII)

Arreglos fáciles de bricolaje (XXII)

Hoy nos destapamos con una nueva entrada de nuestra sección dedicada a los “manitas” caseros más apañados, que lo mismo saben arreglar un roto que un descosido; algo que, en tiempos de crisis, es una auténtica habilidad… Y para los trabajos más complicados, también es de personas inteligentes saber buscar los presupuestos más ajustados; y nadie como TuManitas para echarnos una mano en ese sentido. Dicho esto, hoy vamos a tratar dos temas muy interesantes: recuperar marcos de ventana de aluminio con pintura y calcular las necesidades eléctricas de una vivienda.

Pintar marcos de ventana de aluminio: es una buena idea si el acristalamiento es lo suficientemente aislante, pero los marcos son feos y poco decorativos. En primer lugar hay que colocar cinta de carrocero en los cristales y la pared; si las hojas de la ventana se pueden desmontar (como las de las correderas), mucho mejor. Después aplicaremos sobre los marcos bien limpios una mano de selladora sintética con rodillo de esmaltar (espuma o pelo muy corto), del ancho adecuado. Cuando esté seca, tendremos que dar dos o tres manos más de esmalte-laca satinado del color que nos interese y retirar inmediatamente la cinta. ¡Listo!

Calcular la potencia eléctrica de una vivienda:
muy sencillo: basta con anotar la cantidad de electrodomésticos que hay en la casa, cuál es la superficie en metros cuadrados y añadir el sistema de calefacción si es por electricidad. La potencia nunca será inferior a 5750 V a 230 W, que es el mínimo obligatorio. Luego se puede ampliar según los electrodomésticos y la calefacción; una vivienda con lo básico necesitaría unos 4,6 kW de potencia, pero si hay también lavavajillas, campana, horno eléctrico, vitro y secadora, puede llegar a necesitarse hasta 7 kW de potencia contratada.

Imagen: Gealan.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario