Arreglos fáciles de bricolaje (XX)

Arreglos fáciles de bricolaje (XX)


El año 2011 ha comenzado ya hace unas semanas, y todavía no habíamos publicado ningún artículo con nuestros populares Arreglos fáciles de bricolaje. Nunca es tarde para enmendarse, así que hoy vamos a tratar dos temas muy habituales: reparar mármol roto y arreglar sillones de cuero que se han rajado o abierto.

Reparar mármol
El mármol necesita adhesivos muy resistentes para recuperar su consistencia; no vale cualquier pegamento. Existen en los centros de bricolaje y los almacenes de productos para restauración (y también a través de Internet) productos específicos que no sólo pegan, sino que también rellenan si se ha perdido material. Son adhesivos que se componen de una pasta y un polvo especial; en el kit suelen venir dos tonos, rojo y ocre, para los mármoles más corrientes. Hay que mezclarlos, aplicar el producto y unir ambas partes, eliminando con acetona lo que rebose. Una vez seca la pasta, procederemos a lijar el arreglo y a aplicar un producto especial para pulimentar el mármol.

Arreglar rotos en el cuero

Los sillones de cuero antiguo tienen mucho encanto, pero en ocasiones presentan zonas rotas o rajadas. Aunque parezca increíble, existe un producto estupendo para volverlas a unir: el cuero líquido. Este material se compone de un adhesivo mezclado con finísimas virutas de cuero natural. Para utilizarlo, sólo hay que limpiar bien las partes a unir con aguarrás puro (con cuidado) y luego aplicar el cuero líquido, de forma que rellene la abertura. Una vez seco (tarda alrededor de una hora), el arreglo será tan flexible y suave al tacto como el cuero natural. Eso sí, es posible que haya que teñirlo, ya que el producto es transparente o blanco cuando se seca.

Imagen: Chinabouje.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario