Arreglos fáciles de bricolaje (XVII)

Arreglos fáciles de bricolaje (XVII)

Una nueva entrega de nuestros Arreglos Fáciles de Bricolaje viene a despedir la semana laboral, de cara al fin de semana y para todos aquéllos (que los hay, ¿eh?) a quienes en su tiempo libre les gusta dedicar un rato al bricolaje y las reformas caseras. Una vez más, vamos a contemplar trucos y consejos sencillos que, si bien nunca nos van a igualar con los profesionales en cuanto a rapidez, habilidad y resultados, nos ayudarán a solucionar problemas menores dentro de nuestra vivienda.

Clavar clavos y puntas
¿Alguna vez habéis intentado clavar una punta o un clavo, y ante vuestra desesperación, éstos se doblan una y otra vez sin conseguir traspasar el material? Es algo que nos ha ocurrido a todos los aficionados al bricolaje y la carpintería. Los motivos suelen ser varios: los clavos son de calidad baja o material demasiado blando, no los golpeamos bien con el martillo, el material a traspasar es demasiado duro… Hay algunos consejos prácticos que nos ayudarán. En primer lugar, sabed que existen puntas y clavos galvanizados especialmente resistentes, que no se doblan; son de color cobre oscuro (algo así como marrón rojizo), un poquito más caros que los habituales (aunque son bastante baratos) y resultan muy eficaces. Además, cuando cojáis el martillo, procurad asirlo lo más abajo del mango posible para dar más fuerza y seguridad a los golpes. Un truco más: si la madera se abre por la veta cuando claváis, dad la vuelta al clavo o punta sobre el sitio a clavar, golpead ligeramente la punta de éstos con el martillo de manera que la cabeza entre un poquito en la madera, y volvedlo a intentar.

Tipos de conductores eléctricos para la casa
Conocer el material eléctrico de nuestras viviendas es muy importante a la hora de hacer arreglos básicos. Los conductores que parten del cuadro de distribución a las cajas de las estancias tienen alma de cobre maciza y revestimiento de PVC; los que van de las cajas a los puntos de luz tienen el alma de filamentos de cobre trenzados. Los conductores se suelen clasificar por su diámetro. Los de menos de 1 mm apenas se usan y son para aparatos de muy baja potencia; de 1 a 1,5 mm, para instalaciones de iluminación; de 2,5 mm, los más empleados en los circuitos domésticos, para puntos de luz y tomas de enchufe; de 4 mm, para electrodomésticos grandes y enchufes de fuerza.

Imagen / Rennett Stowe.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario