Arreglos fáciles de bricolaje (VIII)

Arreglos fáciles de bricolaje (VIII)

Una nueva entrega de nuestros trucos, consejos y arreglos sencillos dentro del campo del bricolaje y las reformas caseras. En el post de hoy vamos a hablar de tres temas en concreto: los nuevos contadores inteligentes que ahorran energía en nuestro hogar, cómo encolar muebles grandes acoplando sargentos y un truco para rellenar juntas entre baldosas del suelo.

Contadores inteligentes

Los contadores inteligentes son lo último para evitar el excesivo gasto energético en el hogar. Son pequeños artilugios desarrollados por las empresas de domótica, que se conectan a la instalación y nos avisan de si estamos gastando demasiada energía, agua o electricidad. Con ellos nos podemos ahorrar unos cuantos euros; concretamente, entre el 3 y el 15% del gasto general de la vivienda.
Los más conocidos son los que llevan una luz piloto que es de color azul si el gasto es moderado, y se vuelve roja cuando el gasto es excesivo. Pero también hay modelos de última generación que incluso indican la previsión del tiempo para el día siguiente, con el objeto de que podamos programar la calefacción.

Rejuntar suelos cerámicos
Las juntas entre baldosas del suelo se rellenan con cemento-cola. Rejuntar es un trabajo cansado y muy sucio; el suelo siempre termina lleno de manchas que hay que eliminar lo antes posible. Una buena opción para no salirnos demasiado de la llaga es utilizar una bolsa de plástico resistente con la esquina cortada, a modo de “manga pastelera”, para rellenar las llagas; te resultará mucho más fácil que con la espátula.
Para limpiar el suelo se utilizan productos ácidos especiales para eliminar restos de cemento. Estos productos se venden en almacenes de materiales de construcción.

Cómo encolar muebles grandes
A veces tenemos que pegar una encimera de mesa o un cajón de una cómoda antigua, pero son demasiado largos y nuestros sargentos o gatos se quedan cortos… Aquí va un sencillo truco: “comunicar” dos sargentos entre sí, de manera que queden cada uno hacia un lado y las puntas de sus cabezas se superpongan. Es mejor pedir ayuda para colocarlos. Otra opción es comprar dos presas (la cabeza y la pieza del gato donde va el tornillo de apriete) y un listón de aluminio largo, y hacer un sargento artesanal a la medida.

Imagen: Contador de electricidad de Kamstrup.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario