Arreglos fáciles de bricolaje (IV)

Arreglos fáciles de bricolaje (IV)

Y seguimos dándoos consejos, trucos y enseñándoos la mejor manera de hacer determinados trabajos dentro del campo del bricolaje, para que podáis realizarlos vosotros mismos. Hoy hablaremos a grandes rasgos de cómo se monta un encofrado para luego verter en él el hormigón que servirá para hacer una solera.

Los encofrados son, como su propio nombre indica, “cofres” para contener el hormigón mientras fragua. Se realizan con maderas de calidad baja, más baratas y especialmente comercializadas para este fin (aunque si tienes restos de madera lo suficientemente resistentes y grandes, también los puedes usar). Las chapas de metal también se emplean y hay encofrados desmontables, que se pueden utilizar muchas veces, a la venta.

Para montar el encofrado, primero se delimita la base a rellenar con hormigón y se excava a unos 30 cm de profundidad, para que la solera esté bien asentada. Quizás haya que verter grava en ella, dependiendo de la humedad de la zona. Luego se colocan a una serie de estacas de madera bien encajadas en el suelo; las tablas de encofrar irán clavadas a ellas. Hay que procurar que las tablas queden ajustadas a tope para que el mortero no se escape por las fisuras.

Antes de verter el hormigón, os recomiendo que “pintéis” las tablas por dentro con aceite para motor usado para evitar que se peguen una vez fraguado. También se puede añadirle al mortero un aditivo especial para desencofrar.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario