Arreglos fáciles de bricolaje (III)

Arreglos fáciles de bricolaje (III)

cablesEntre tanto movimiento (y crecimiento) dentro de nuestra web, hoy os voy a dar un respiro y vamos a ver otros dos consejos de bricolaje para que los incorporéis a vuestra “agenda” particular del hazlo-tú-mismo. Daremos un repaso, que nunca viene mal, a los circuitos eléctricos de las viviendas, y para los aficionados a la jardinería os aportaré unos consejillos para cuidar los rosales. ¡Vamos allá!

¿Cuáles son los circuitos eléctricos principales de las viviendas?

La corriente eléctrica que llega desde las centrales llega al cuadro general de los edificios y de ahí pasa directamente a los contadores individuales. De ellos pasa a los cuadros de mando y distribución que se localizan en cada vivienda. El cuadro, como su propio nombre indica, se encarga de distribuir dicha corriente a los circuitos; cada uno de ellos está formado por conductores calibrados, según los aparatos a alimentar. Los circuitos son de cuatro tipos:
– De iluminación: incandescente y fluorescente. Los aparatos de este circuito tiene una potencia de entre 0 y 2.200 W, con una intensidad de 0 a 10 A, y la sección de los cables suele ser de 1,5 mm.
– De consumo mediano: para pequeños electrodomésticos: televisores, ordenadores, planchas… La potencia de los aparatos oscila entre los 2.200 y los 3.500 W y su intensidad, entre 10 y 16 E. Sección de los cables: 2,5 mm.
– De calefacción: para calefactores con resistencias (hornos, estufas eléctricas…).
– De gran consumo: para electrodomésticos grandes como lavadoras o calderas. La potencia de los aparatos oscila en este caso entre los 3.500 y los 7.000 W, y la intensidad, entre 16 y 32 A. Sección de los cables: 2,5, 4 y 6 mm.

Cuidar los rosales para mantener su belleza.

Para plantar rosales, lo mejor es buscar un lugar abierto en el jardín en el cual reciban el máximo de la luz solar posible; sin embargo, es importante también que estén protegidos de las heladas intensas y los vientos fuertes. Los rosales crecen de manera óptima en los suelos fértiles, frescos y bien drenados (no toleran el encharcamiento); si son ligeramente ácidos (PH 6,5), mucho mejor.
Cuando compres los rosales, si son de raíz desnuda, plántalos lo antes posible una vez comprados; la mejor época es desde finales de otoño hasta finales de invierno. Unas horas antes de plantarlos, sumerge las raíces desnudas en agua para que el sistema enraíce bien. Si se trata de especies criadas en contenedor, puedes plantarlas en cualquier momento del año (siempre que el suelo no esté helado o muy encharcado). Durante la primavera, haz una aportación de mantillo al rosal, esparciendo una palada alrededor de cada mata. El mantillo no debe tocar los tallos de la planta, que se podrían pudrir. Ya durante el verano (julio), puedes volver a abonar con algún fertilizante especial para rosas (de marcas como Compo o Flower). Cuando las yemas comiencen a engrosar, haz algún tratamiento preventivo para plagas (oidio y pulgones).

Imagen: Cloned Milkmen.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario