Arreglos fáciles de bricolaje (II)

Arreglos fáciles de bricolaje (II)

¡La segunda entrega de nuestros arreglos, ideas e instalaciones de bricolaje está ya disponible!. Hoy trataremos el tema de cómo hacer una encimera con azulejos para la cocina, y qué tipo de suelos de madera son los mejores para el exterior.

Alicatar una encimera de cocina
Las encimeras revestidas de azulejos llevan como base un tablero aglomerado de tipo hidrófugo que se coloca sobre los muretes de los muebles de obra, o bien sobre unos apoyos en cocinas corrientes. Alrededor de los azulejos hay que colocar un borde para delimitar la zona; puedes hacerlo a base de tiras de cerámica a juego con los azulejos, o bien con perfiles de acero inoxidable. Los azulejos se pegan con cemento-cola, extendiendo éste con una llana dentada por encima de aglomerado hidrófugo. Antes de pegar los baldosines los tendrás que presentarlos en seco para comprobar que encajan perfectamente (no te olvides de dejar un espacio para las llagas entre piezas). Asiéntalos bien con un taco mártir de madera y un mazo de goma. Termina aplicando el producto para rellenar las juntas; transcurridos 30 minutos, retira el sobrante con una esponja mojada. Cuando esté limpio y seco, puedes proteger las llagas con un barniz acrílico.

Tarimas tratadas para exterior
Los suelos de exterior de madera, con el tiempo, terminan por decolorarse y estropearse, y entonces ya no queda otra solución que cambiarlos. Lo mejor es escoger un suelo que nos garantice que, con un mantenimiento mínimo, puede resistir sin problemas la estancia a la intemperie durante muchos años. Los tratamientos químicos son efectivos pero, a la larga, su efecto desaparece y la madera queda desprotegida; son más eficaces aquéllos que combinan las altas temperaturas con la aplicación de diferentes grados de humedad. El tratamiento térmico transforma la estructura de la madera, aportándole un color similar al de las especies tropicales; la estructura del material se vuelve más ligera, aumentan sus propiedades aislantes y se vuelve más duro y resistente. Este tratamiento, además de efectivo, es muy ecológico; para mantener la madera en perfecto estado, tan sólo es necesario aplicarle cada cierto tiempo una mano de aceite específico.

Imagen: Suelo de Lunawood.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario