Arreglos fáciles de bricolaje (I)

Arreglos fáciles de bricolaje (I)

Hoy voy a comenzar una nueva sección en este blog, para todos aquéllos (que sois muchos…) a quienes les gusta el bricolaje y todo lo que tenga que ver con el “hazlo-tu-mismo” (DIY o “Do-It-Yourself”, por si veis las siglas en alguna revista o web). La idea es hacer unos posts variados con dos o tres ideas y consejos para solucionar problemas en el hogar; por supuesto, no me refiero a arreglos importantes o reformas de envergadura, para lo cual ya están nuestros “manitas” profesionales a vuestro servicio. Los consejos los voy recopilando de lectores, amigos y otros sectores desde los que me llegan consultas de vez en cuando. ¡Espero que os interesen!

Suelo de cerámica agrietado: cóm0 evitar que ocurra

Cuando las baldosas empiezan a agrietarse y romperse sin razón alguna, puede deberse a tres motivos: que en la base sobre la que se asientan haya zonas huecas (baches, agujeros); que se haya tapado una junta de dilatación, o que el suelo sea flexible (por ejemplo, de madera) y los movimientos de dilatación y contracción hayan terminado por romper la cerámica. Las juntas de dilatación de la base deben coincidir con las de la superficie de baldosas, y estar rellenadas con material flexible. Y si la el nuevo pavimento se coloca sobre otro de madera o similar, hay que fijarlo bien y aplicar después un mortero autonivelante o pasta niveladora.

Desmontar un sifón para desatascarlo

Lo primero es cerrar a tope los grifos del lavabo y, como protección extra, las llaves de los latiguillos que van a ellos. Coloca bajo el sifón un cubo para recoger el agua que caiga y afloja con la llave de pico de loro las tuercas plásticas que unen las piezas. Para que no se rayen, forra las mandíbulas de la llave con cinta aislante. Cuando hayas girado media vuelta ya podrás aflojarlas con la mano. Desmonta las piezas procurando no perder las arandelas (juntas tóricas). Quita el codo y vierte el agua en el cubo; retira los depósitos que se hayan acumulado en las piezas e impidan el paso de agua. Puedes emplear un cepillo de dientes o un limpia-tuberías de alambre. Sustituye las juntas que aparezcan desgastadas y vuelve a montarlo de nuevo, pegando cinta de teflón en las roscas antes de ajustarlas.

Imagen: evelynishere.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

Deja un comentario