Arreglos fáciles de bricolaje (XXI)

Arreglos fáciles de bricolaje (XXI)

Para terminar la semana, vamos con esta sección que a nuestros “manitas” caseros tanto les gusta: nuestros arreglos fáciles de bricolaje. Ideas, trucos, consejos… Pequeñas dosis de información que en ocasiones, resultan de lo más prácticas. Hoy vamos a ver cómo quitamos esos barnices industriales, aplicados a pistola, tan complicados de eliminar con decapante; y también, cómo podemos renovar un radiador para tenerlo perfecto para el invierno que viene.

Eliminar barnices:
seguro que alguna vez habéis intentado decapar un mueble barnizado a pistola, de fábrica. El resultado suele ser desastroso: el decapante no ablanda lo suficiente el barniz y luego no hay quien coloree la madera… O bien, es imposible acceder a los recovecos, de forma que al final es peor el remedio que la enfermedad. Aquí va un truco de restauradora profesional: utilizar un disolvente llamado dimetil-formamida. Antes de nada, sabed que hay que utilizarlo con guantes de fregar y mascarilla especial para gases, porque es tóxico. En lugares muy ventilados o al aire libre. El disolvente se aplica mojando un trozo de lanilla de acero nº 000 en él y frotando la madera; veréis cómo de inmediato, el barniz se disuelve… Después basta con enjuagar rápidamente el barniz disuelto con un paño limpio. ¡Os sorprenderéis!

Pintar y renovar radiadores: ahora que en breve dejaremos de utilizar la calefacción, puede ser un buen momento para dar un repaso a los radiadores y a la instalación. Purgarla es siempre una buena idea, y es necesario hacerlo por lo menos una vez al año. Si nuestros radiadores son de hierro, es recomendable eliminar el óxido antes de pintarlos; para ello lijaremos las zonas oxidadas y les aplicaremos un transformador de óxido. Después se pueden pintar con pinturas especiales para metal y que aguanten el calor; las hay incluso específicas para radiadores. Lo mejor es emplear brochas acodadas para llegar a todos los rincones. Los radiadores modernos de aluminio o acero también se pueden pintar, e incluso decorar con motivos plásticos autoadhesivos. Eso sí, cuando de nuevo volvamos a utilizarlos es posible que los motivos terminen desprendiéndose con el calor; bastará con cambiarlos por otros nuevos, ¡y listo!

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario