Arreglos fáciles de bricolaje (XII)

Arreglos fáciles de bricolaje (XII)

Comenzamos la semana una vez más con el bricolaje y los trabajos caseros, aportando pequeños (o grandes) trucos que pueden solucionarnos algunos problemas sin tener que dejarnos el presupuesto en ellos. Hoy vamos a hablar de un problema más que corriente: las manchas sobre cualquier superficie. Lógicamente, éste es un blog sobre reformas y trabajos de bricolaje, así que los que estéis pensando que os voy a revelar el secreto para quitar las manchas de grasa de la camisa o el verdín de los vaqueros tendréis que empezar a buscar en otro lado. En este caso, nos centraremos en las superficies del hogar: revestimientos, muebles, metales…

– Las manchas de ácidos sobre mármol provocan la desaparición del pulimento, dejando cercos mates sobre las encimeras pulidas. Cuando no queda más remedio hay que acudir a un profesional para que las vuelvan a pulir (no os olvidéis de que los mejores están en TuManitas…), pero a veces se pueden restaurar. En los centros de bricolaje encontraréis productos específicos para limpieza y arreglo profesional de superficies de mármol; por ejemplo, la firma Rember tiene un estupendo restaurador. Yo lo he probado y doy fe de que funciona.

– La madera es un material difícil de arreglar, al ser poroso; todo lo absorbe… Además, dependiendo del tipo de barniz necesitará un arreglo u otro. La goma-laca (barnizado a muñequilla) se estropea con la humedad: cercos de vasos, botellas, tiestos… Para eliminar las manchas blanquecinas, aplicad unas gotas de aceite de vaselina, frotar en el sentido de la veta con lanilla de acero nº 000 y pasad una muñequilla de algodón con un poco de alcohol de 96º haciendo pasadas en zig zag, sobre una superficie más amplia que la de la mancha, hasta que el barniz vuelva a brillar.

– El metal, más que mancharse, se oxida; y eliminar el óxido puede ser muy complicado. Aparte del famoso truco casero de introducir objetos oxidados en refresco de cola (que a veces funciona), también hay que saber que el petróleo es excelente para eliminar óxido. Y si la herrumbre no se puede quitar, siempre se puede neutralizar con un producto transformador de óxido. Estos líquidos se aplican directamente sobre ella, y mediante una reacción química se transforman en una capa protectora del metal. Son estupendos para metales oscuros, ya que el tono que coge el óxido es negruzco; pero también se puede pintar encima.

Imagen / quinn.anya.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

Deja un comentario