Arreglar suelos de losetas vinílicas

Arreglar suelos de losetas vinílicas

0

Fijáos qué cocina más atractiva, y qué suelo tan espectacular tiene. Pues aunque no lo parezca se trata de un suelo flexible formado por losetas o baldosas vinílicas que se pegan con cola de contacto. Si hace años estos suelos eran poco resistentes, de baja calidad y con diseños obsoletos, hoy día son mucho más atractivos y duraderos. Cuando estos suelos se estropean, la solución más sencilla suele ser cambiarlos porque son económicos y sencillos de colocar. Además, en el caso de los suelos de baldosas es aún más fácil, porque si el resto de la superficie está en buen estado podemos limitarnos a sustituir la loseta estropeada (siempre y cuando contemos con material de repuesto).

Pero las buenas noticias no terminan aquí. Además de cambiar el pavimento, también hay otras soluciones para restaurar los suelos de losetas vinílicas y conseguir que recuperen su brillo y su esplendor. Hoy día existen productos para recuperarlos, en forma de pasta para juntas y barnices. Las pastas se aplican con espátula en las uniones entre las losetas para rellenar la junta y sellar los poros, y además sirven para unificar toda la superficie. Una vez seca, la pasta se retira lijando con una máquina limpiadora industrial (se pueden alquilar por horas o días), que además dejará el pavimento perfecto.

El siguiente paso es extender el barniz. En este caso no es exactamente un barniz sino más bien una laca de alta aherencia, que se aplica con rodillo para suelos. Este producto también se emplea para abrillantar y proteger suelos vinílicos y de linóleo que no tengan formato de losetas. Si se dan dos manos dejando secar entre ambas, el resultado será un suelo como nuevo y de lo más resistente. Ambos productos los comercializa la firma Teais, bajo los nombres de Junplast y Pavilac.

Más información / Teais.

Imagen
/ The Floor Authority.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario