Arreglar puertas correderas, ¿cómo hacerlo?

Arreglar puertas correderas, ¿cómo hacerlo?

Las puertas correderas son una muy buena opción para ahorrar espacio en nuestras viviendas, además de aportar un interesante efecto estético. Pero lo cierto es que, a pesar de ser funcionales, se estropean con facilidad. En este post de hoy te queremos revelar los  pasos para que arregles tu puerta corredera. No temas, es mucho más sencillo de lo que parece: tan sólo deberás hacerte con las herramientas adecuadas y seguir estos sencillos pasos.

Primero de todo, deberás desmontar la puerta. Para ello, empújalas ligeramente pasa sacarlas del carril y límpia éste en profundidad. Una de las causas habituales de una puerta corredera atascada es la suciedad incrustada. Para favorecer el recorrido de la puerta por su raíl correspondiente, puedes verter un poco de aceite lubricante.

Otra de mas causas más frecuentes es que el carril sobre el que discurre la puerta no esté derecho. Esto dificulta el recorrido de la misma, y limitará su paso llegado el punto de la irregularidad. Si es así, hazte con un martillo y un taco de madera, y golpea el raíl ligeramente hasta dejarlo en su sitio.

La última cuestión, y no por ella menos importante, es comprobar el estado de las ruedas. Si estas presentan algún  desperfecto deberás reponerla. Eso sí, respeta en todo momento el tamaño de estas y ajústalas convenientemente con los tornillos. Sólo así lograrás que tu puerta vuelva a funcionar con normalidad.

Imagen: Urbanity.biz

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario