Alfombras y moquetas: ¿sí o no?

Alfombras y moquetas: ¿sí o no?

0

alfombras y moquetas

Las alfombras y las moquetas son uno complementos bastante habituales en muchas viviendas. Sin embargo tanto unas como otras tienen muchos defensores y detractores. Para los primeros las alfombras y las moquetas son los textiles perfectos para personalizar nuestros espacio al tiempo que ayudamos a asilarlos térmica y acusticamente. Por otra parte los detractores de este tipo de artículos argumentan que no son objetos fáciles de limpiar y que tienden a acumular mucho polvo y ácaros. Si estás pensando en incluir este tipo de detalles en tu decoración tal vez te estés debatiendo en si se trata de una buena idea o no ya que no sabrás a quién hacer caso. La respuesta a la pregunta es sí: las alfombras y moquetas son una buena opción siempre y cuando se tengan en cuenta una serie de detalles fundamentales. Si quieres saber cuáles son estos detalles sigue leyendo.

¿Alfombras o moquetas? Si puedes elegir lo mejor es que te decantes por las alfombras. La razón de decantarse por esta opción es muy simple: las alfombras son mucho más funcionales. Las alfombras, independientemente de su tamaño, pueden moverse con facilidad y esto influirá en las tareas de limpieza. Es mucho más fácil limpiar una alfombra y simplemente por esta razón deberías decantarte por ellas. Además en caso de que una mancha sea especialmente difícil de quitar siempre puedes llevar la alfombra a la tintorería, algo que no puedes hacer con la maqueta.

¿En qué espacios? Muchas personas opinan que las alfombras pueden colocarse en cualquier sitio pero esto no se correcto. Nunca debes incluir textiles de este tipo en los baños o en las cocinas. Ten en cuenta que ambos lugares exigen una higiene muy pulcra que no es compatible, de ninguna de las maneras, con las alfombras o las moquetas.

Alfombras y mascotas. Nunca es buena idea tener alfombras o moquetas en los sitios en los que tenemos animales. Los perros y los gatos, las mascotas más habituales en nuestros hogares, pierden mucho pelo y este va a parar, inequívocamente, a nuestras alfombras. Si no se pueden mantener los estándares mínimos de limpieza en nuestras alfombras es mejor no incluirlas en nuestros espacios y estos se aplica a la perfección en los casos en los que convivimos con nuestras mascotas.

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario