Alfombras: Manual de instrucciones

Alfombras: Manual de instrucciones

0

vacuum-cleaner-268179_1280Qué gran sensación cuando, tras un duro día de trabajo, llegamos a casa y mientras abrimos la puerta, miramos nuestro felpudo. pensamos: ” ¿Está como sucio, no? En cuanto abra la puerta, le paso el aspirador.” Como por arte de magia, esa idea desparece de nuestros archivos de memoria tan sólo un segundo después. Entramos en casa, vamos a la habitación para ponernos cómodos y nos preguntamos dónde estará la pequeño tapiz marroquí que pusimos con tanta ilusión en nuestro lateral de la cama. Ah sí, ahí está, hecho un ovillo en la esquina, detrás de la puerta. Después, nos dirigimos al sofá a descansar un momento. Sin darnos cuenta, estamos intentando recordar de qué color era la alfombra que pusimos debajo de la mesa de comedor. Parece color mostaza, pero yo juraría que era amarillo pastel cuando la compramos.

En fin, esta situación describe el papel de las alfombras en todas sus formas en un hogar cualquiera. Si no quieres formar parte de este selecto grupo, atiende a nuestros consejos para no acabar tirando todas tus alfombras a la basura.

Colores

Ya sabes que cuanto más claro sea el color, más suciedad admitirá. Procura poner las alfombras claras en algún lugar que resulte decorativo y que no sea de (mucho) tránsito. Para estos sitios, elige colores oscuros o estampados que siempre disimularán alguna mancha que otra.

Limpieza

Si no estás dispuesta a dedicarle, al menos, tres aspiradoras a la semana, olvídate de moquetas coquetas. Son el hogar ideal para ácaros y bichos así que tampoco estaría mal que las desinfectaras una vez al año llevándolas a la tintorería. Cuando la compres, pregunta al dependiente sobre los cuidados que debes darle para asegurar un mantenimiento adecuado.

Texturas

De algodón, de lana, de bambú, de poliéster, por nombrar algunas. Ten en cuenta la climatización de tu casa. Si vives en una ciudad donde hace mucho calor en verano, puede que tu alfombra de lana te haga tragar saliva. ten en cuenta también el tamaño y la largura del pelo de la alfombra. a primera vista algunas resultan muy atractivas pero con el paso del tiempo acaban cansando o deformándose.

Terminamos, pues, apelando al sentido común y a actuar sin precipitación de manera que no malgastes tu tiempo y tu dinero.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario